“Nunca había cogido una bici y gané una medalla paralímpica”

JUAN SANTIAGO CASTRO M.

Del Besós directo al Támesis. Josefa ‘Pepi’ Benítez, de 47 años, nació con una discapacidad visual que se ha ido agravando con el tiempo, pero esa dificultad fue también su fortaleza para competir. Considera que el deporte es como un vicio y tras probar varias disciplinas, se centró en el ciclismo. En menos de dos años logró una medalla paralímpica, su mayor éxito, en Londres 2012. También fue podio en los mundiales de Canadá 2013, de EE.UU. 2014, y de  Sudáfrica 2015. Desde sus inicios es casi invencible a nivel nacional en las modalidades de pista, de crono y de ruta. Pese a que en Río 2016 solo pudo conseguir un diploma, en tan solo seis años se ha convertido en la mejor ciclista discapacitada de la historia española.

¿Qué ha significado esta discapacidad en su vida?

Cuando era pequeña tenía muchos complejos, y me hacía la clásica pregunta del ‘por qué yo’. De mayor no fue diferente, en el mundo laboral siempre me preguntaban si realmente estaba preparada. Hasta los 30 la pasé muy mal, pero ahora no cambiaría mi vida por nada. Tengo mi familia,  una estabilidad, hago lo que me gusta y soy una deportista de élite ¿Qué más le puedo pedir a la vida? Todo ha sido gracias a mi discapacidad. Quizás sin ella tendría una vida común, pero sin grandes logros. Mi discapacidad no es un defecto, es una virtud.

En Londres obtuvo su triunfo más grande hasta ahora. Tan solo había empezado su carrera en el ciclismo, un año y medio antes. ¿Cómo vivió toda esa experiencia?

Nunca había cogido una bici y al año ya era medalla de plata en Londres. El sueño olímpico se convirtió en mi obsesión. Tardé menos de un año en aprender. Salía a las 6 de la mañana a entrenar por el Besós. No tenía la ropa térmica necesaria, porque no me la podía permitir. En invierno me sentía morir. No me importaba pasar frío o quedar con las manos cortadas. Ya en Londres, en la prueba, estaba muy nerviosa. Los últimos kilómetros tomamos la delantera con una pareja canadiense, así que ya tenía asegurada la plata si todo salía bien. La prueba de ruta (en carretera) es mi especialidad, pero rezaba para que el tándem no fallara. Sentir el apoyo del público es fascinante. Me llevaba preparando solo un año y tenía mi objetivo muy cerca. Luego, al cruzar la meta no sabía si reír o llorar. No tiene nombre esa sensación. Todavía lo recuerdo como si fuera ayer.

¿Qué pasó en Río?

Fue difícil la aclimatación. Me dieron dolores de cabeza en las tardes, e incluso tuve un resfriado. No pude rendir al máximo. Obtuve un diploma olímpico por el octavo puesto.

“Para mí el deporte es como un vicio”

¿Cómo se inició en el mundo del ciclismo?

De pequeña había hecho básquet, aunque recibía todos los balones en la cara. Cuando todavía veía bastante bien llegué a ser tercera en esgrima a nivel nacional. A los 30 años, la discapacidad aumentó, y empecé con el atletismo. Corría las 10 k (carreras de diez kilómetros) y las media maratones. En una de ellas me encontré con Joan Artero, que era uno de los entrenadores del tándem femenino de Cataluña. Él me dijo que por mi edad ya no tenía resistencia para seguir compitiendo en atletismo, pero que en ciclismo si podría llegar lejos.

No siempre ha competido con la misma compañera.

Siempre es difícil encontrar una compañera que tenga nivel. Ya he tenido tres, y cada vez que cambio es como volver a empezar. Un tándem no se hace en un año. Debe haber una coordinación perfecta. Ellas son mis ojos, y yo soy el motor. Por lo general ellas tienen también otras metas, y es comprensible.

¿Cuáles son sus objetivos a corto y a mediano plazo?

Mi meta más cercana es el podio en el mundial del próximo año en Sudáfrica. Pero también aspiro al oro en Tokio. Tengo 47 años, y competiré con chicas de 25. Sin embargo, mientras tenga estado físico y demuestre resultados, seguiré. El ciclismo es mi forma de vida. Para mí el deporte es como un vicio, cada vez quiero un resultado mejor. Yo soy una persona muy competitiva y vaya adonde vaya, voy a ganar. Para competir y ganar sacrifico lo que haga falta, menos a mi familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s